Cómo explicar los vacíos en el curriculum

Publicado 16 junio 2015

Desde que se inició la crisis en 2008 el panorama laboral ha cambiado mucho. Y si antes encontrábamos con facilidad profesionales que nunca habían dejado de trabajar, hoy hay cientos de personas que llevan años en el paro. Pero además, también nos encontramos con muchos recién titulados a los que les está costando un mundo incorporarse al mercado laboral y a los que la falta de experiencia les está pesando demasiado a pesar de tener una carrera, un máster e idiomas.

Antes de la crisis, lo normal era encontrar profesionales con muchos años de experiencia con apenas vacíos en el curriculum e incluso estudiantes que ya habían comenzado a trabajar en sus últimos años de carrera.

Cómo explicar los vacíos en el curriculum

En la actualidad, tener vacíos en el curriculum con periodos sin trabajar se está volviendo algo habitual, así como tener muchos empleos distintos y tener un parón de algún año.

Los vacíos en el curriculum pueden resultar muy perjudiciales a la hora de acceder a un puesto de trabajo, ya que muchos responsables de recursos humanos no ven con buenos ojos a este tipo de candidatos porque piensan que se debe a algún problema que presenta el trabajador.

"Cualquiera que sea la razón que te lleve a dejar meses o año vacíos en el curriculum, lo más probable es que llame la atención del seleccionador y que te pregunte por ello. Por eso, es importante que aproveches para explicarte y argumentar cada detalle con tranquilidad y de manera natural. De esta forma, el reclutador podrá hacerse una imagen más acertada de ti."

Y para que te resulte más sencillo, hoy te traemos algunos consejos para que sepas bien cómo responder para utilizarlo en tu favor y evitar dar al traste con tu oportunidad de encontrar trabajo.

1. Evita las mentiras y habla del tema con normalidad

A diferencia de lo que mucha gente piensa, hablar directamente sobre los vacíos en el curriculum en la entrevista o en tu carta de presentación puede ser muy positivo. Muchas veces los reclutadores descartan a algunos candidatos cuando encuentran periodos de inactividad que no han sido explicados.

Te recomendamos que no mientas, ya que hoy es muy fácil obtener información de cualquier candidato en Internet, sobre todo si tienes un perfil en Linkedin. Si descubren que mientes, olvídate del puesto.

2. Aporta información que te ayude a mejorar tu imagen personal y profesional

Intenta explicar el motivo por el que has estado sin trabajo de la manera más profesional posible y aprovecha para hablar sobre lo que has hecho en este tiempo: cursos, aprender idiomas,  voluntariado, etc. De esta forma, el reclutador sabrá que eres una persona activa a la que le gusta estar siempre actualizada .

No obstante, si vas a hablar sobre ello es importante que puedas presentar pruebas que avalen lo que has hecho. Por ejemplo, no puedes decir que has estado haciendo un curso de inglés si no tienes un título que lo certifique o no sabes mantener una conversación en el idioma con el entrevistador.

Pero si has seguid formándote por tu cuenta y no puedes demostrarlo con una certificación, intenta describir tus capacidades y tu nivel de conocimientos de manera que al entrevistador le quede claro que sabes más que cualquiera que tenga un título, pero no suficiente experiencia.

3. ¿Elegiste estar sin trabajo o fue una situación impuesta?

Si los vacíos en el curriculum se han debido a algún problema familiar o situación personal que no has elegido, lo más probable es que no encuentres ninguna reticencia por parte del entrevistador.

Si es al contrario y lo hiciste porque querías dar un giro a tu carrera, te en cuenta que no serás ni el primero ni el último que se ha salido del camino que tenía ya marcado para probar nuevas cosas, pero puede que al entrevistador no le guste demasiado.

En cualquier caso, lo que puede resultarle difícil de entender es que hayas hecho cambios constantes como una veleta, no que haya querido cambiar de rumbo y has continuado en él.

4. Incluye los trabajos temporales y empleos no remunerados

Algunos candidatos cometen el error de no incluir en su curriculum los trabajos por los que no han recibido ninguna retribución o aquellos puestos que han desempeñado de manera temporal. Esto puede dar la sensación de que tu curriculum tiene más periodos de inactividad de los que realmente tiene.

Piensa que el seleccionador quiere conocer al detalle tu trayectoria profesional, no el sueldo que has recibido. Por eso, es conveniente que también incluyas, las becas, las prácticas, los contratos de formación,  y los trabajos no remunerados (incluso aunque hayan sido en el negocio familiar).

Si han sido muchos pequeños trabajos, preséntalos como una fase continua y estructurada de tu carrera, haciendo hincapié en el aprendizaje y la experiencia que has ido adquiriendo. Todo esto completa tu formación por lo que hablar de ello aumenta tus  posibilidades de encontrar empleo.

5. No dejes nunca de formarte

Si te has quedado sin empleo, es importante que aproveches para seguir formándote, especialmente si trabajas en un sector muy cambiante. Las nuevas tecnologías han traído cambios en la forma de trabajar en todos los sectores y siempre hay cosas que aprender.

De esta forma podrás demostrar a los reclutadores que no has perdido el contacto con tu profesión y además podrás seguir poniendo en práctica las habilidades aprendidas en tus anteriores etapas laborales y hacer nuevos contactos que te ayuden a conseguir mejores oportunidades.

La idea es que aproveches los periodos de inactividad y que seas franco con las empresas en las que quieres trabajar, buscando la forma de que los vacíos en el curriculum jueguen a tu favor. Haber estado meses sin empleo no significa que no puedas volver a incorporarte al trabajo, sobre todo si has sabido aprovechar este tiempo para seguir mejorando en tu sector, adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades que puedas aplicar en tu próximo puesto.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín