7 Consejos para buscar trabajo al terminar los estudios

Publicado 30 septiembre 2015

"Estudia y tendrás un buen trabajo". Esta fue la frase que nos repitieron durante años. Sin embargo, al terminar los estudios son muchos los jóvenes que se enfrentan a un mercado laboral mucho más hostil de lo que habían imaginado cuando comenzaron con ilusión en la universidad. Es evidente que todos ellos cuentan con una excelente formación, incluso muchos han cursado un máster y hablan otros idiomas con fluidez. Pero la crisis ha traído consigo graves consecuencias para el mercado de trabajo.

7 Consejos para buscar trabajo al terminar los estudios

En la actualidad la tasa de paro sigue siendo muy alta, especialmente entre los jóvenes.  Por este motivo, buscar trabajo puede resultar una tarea muy complicada. Lo cual se debe en gran medida a la falta de experiencia que impide que muchos puedan postular a ofertas de trabajo en los que se exige haber desempeñado funciones similares a las del puesto de trabajo con anterioridad.

"Si nadie nos da la oportunidad de conseguir esa experiencia, avanzar resulta casi imposible, convirtiendo la búsqueda de empleo en la pescadilla que se muerde la cola."

A esto debemos sumarle que ser constante cuando buscamos empleo puede ser muy complicado, ya que supone un gran esfuerzo mental y es normal que con el tiempo empecemos a desmotivarnos al no conseguir los resultados deseados. Es entonces cuando corremos el riesgo de caer en el pesimismo y empezar a infravalorarnos.

Por eso, si acabas de terminar los estudios y estás a punto de comenzar tu búsqueda o llevas tiempo inmerso en ella y no has obtenido resultados, hoy te traemos algunos consejos que pueden serte muy útiles.

1. Haz un plan y empieza desde el primer paso

Cuando empezamos a buscar trabajo es posible que te agobies con la cantidad de cosas que debes hacer y que pierdas la motivación incluso antes de comenzar. Para evitar que te pase esto, lo mejor es que elabores un planning con las tareas que debes cumplir cada día. No trates de hacerlo todo al mismo tiempo, pues esto no te ayudará a ser más eficiente y solamente conseguirás gastar energías de forma inútil.

El primer paso podría ser por ejemplo contactar con tu universidad para que te asesoren sobre tu plan de carrera y valorar qué tipo de salidas laborales podrían gustarte y encajar con tu vocación. Algunas universidades cuentan también con una bolsa de empleo o prácticas remuneradas que pueden resultarte útiles para empezar y coger experiencia.

2. Descubre cuáles son tus pasiones

Es importante que tengas claro cuál es el sector que más te interesa y reflexionar sobre los motivos por los que te gustaría dedicarte a ello para que puedas contemplarlo en tu carta de presentación. Infórmate sobre los puestos de trabajo elegidos y mantente al día de las novedades y tendencias para demostrar que dicho sector te apasiona realmente.

3. Define tus objetivos

Es fundamental que tengas claros los objetivos que quieres conseguir y establecer plazos para cumplirlos. No obstante, te recomendamos que seas realista, ya que ponerte objetivos demasiado complicados puede dar lugar al efecto contrario y desmotivarte si ves que no lo logras a medida que va pasando el tiempo. Con lo cual es importante que seas flexible.

4. Elige un enfoque

Es necesario que sepas qué es lo que buscas. ¿Quieres un trabajo temporal para conseguir experiencia laboral o un trabajo estable en un sector en concreto? Puede que no tengas un único enfoque y que busques varias opciones. Ésta también es una manera muy válida de buscar trabajo, pero recuerda que es importante adaptar el curriculum a cada oferta de trabajo para que tus posibilidad de encontrar empleo aumenten.

5. Investiga el mercado laboral

Dentro del sector que te interese, es obvio que habrá empresas que te gusten más que otras. Ya sea por el grado de innovación, por la reputación de la marca o por la ubicación geográfica. Por eso, es recomendable buscar información sobre estas empresas para saber en cuál encajarías mejor y poder presentarte de una manera más profesional en tu carta de presentación y más adelante en la entrevista de trabajo.

6. Cultiva tu red de contactos

Cuando hayas seleccionado las empresas en las que te gustaría trabajar, investiga si tienes contactos que trabajen en ellas. Puedes averiguarlo a través de Linkedin por ejemplo. Esto es muy importante, ya que será más fácil que puedas obtener un puesto en la empresa si ya conoces a alguien que pueda recomendarte. Muchas empresas optan por este tipo de contrataciones porque de esta forma ahorran tiempo y dinero en procesos de selección.

Si no conoces a nadie, puedes fijarte si hay algún evento en tu ciudad donde puedas conocer a los empleados y añadirlos a tu red de contactos. Pero para ello es fundamental que tengas tu perfil de Linkedin actualizado y ser activo en al red social para aumentar tus posibilidades de encontrar trabajo.

Otra forma de mejorar tus posibilidades es a través de tus contactos universitarios. Únete a grupos de ex alumnos de tu facultad en Linkedin. Puede que alguno de ellos esté en una empresa en la que estén buscando un perfil como el tuyo.

7. Conoce tus puntos fuertes

Debes reflexionar sobre los motivos por los que podrías encajar en la empresa a la que postulas mejor que otros candidatos. Dedica tiempo a pensar en tus puntos fuertes y focaliza en ellos tu carta de presentación. De esta forma podrás diferenciarte del resto, lo cual es muy importante sabiendo que los responsables de recursos humanos reciben cientos de curriculums para cada oferta de trabajo.

No olvides que a la hora de buscar empleo, lo más importante es saber venderse y destacar entre los demás postulantes. Y para ello crear tu propia marca personal es la clave. Puede que no tengas muchas experiencia en el puesto, pero si logras transmitir tus fortalezas y presentarte como el candidato ideal para el puesto, las posibilidades de que el puesto sea tuyo aumentarán considerablemente.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín