Selección por competencias

Publicado 14 octubre 2014

Cada vez más las empresas utilizan menos un modelo de selección basado en la experiencia curricular del candidato y optan por un sistema basado en la gestión por competencias. Pero, ¿qué significa este tipo de selección?

"Las competencias son el conjunto de capacidades, habilidades y conocimientos que posee una persona. Son fruto de la experiencia pero para su adquisición el individuo ha de disponer de ciertas aptitudes y rasgos de personalidad que ayuden a desarrollarlas."

Hoy en día, muchas compañías utilizan un modelo de selección basado en la Técnica de Incidentes Críticos de Flanagan (1954). Dicha técnica indaga en los conocimientos y habilidades que el candidato en su pasado ha demostrado para concluir si realmente las posee actualmente.

Así pues, siguiendo el sistema de Flanagan, las preguntas estarán focalizadas y centradas en situaciones pasadas del aspirante, cuestionándole qué hizo, cómo lo hizo, qué pensó y qué sintió en una determinada situación.

Un ejemplo para extraer la competencia iniciativa podría ser: explícame una situación en la que, sin que te lo pidieran, promoviste un cambio en tu trabajo que fue significativo.

Ante este tipo de preguntas, debes de tener en cuenta determinados factores:

  1. Antes de contestar, piensa bien la situación que vas a explicar: Procura que la situación que vas a explicar sea representativa de la competencia que están explorando y que tu actuación fue brillante.
  2. Explica una situación lo más reciente posible: Es aconsejable que las situaciones sean lo más próximas posibles, en un tiempo inferior a un año.
  3. Especifica el rol que tú adoptaste: Si te preguntan por tu actuación, no respondas utilizando frases como “entonces mi equipo…”, “nos dimos cuenta que esto fallaba e intentamos…”. Destaca qué hiciste tú, cómo lo hiciste, con qué dificultades te encontraste y qué resultados obtuviste.
  4. Relata los hechos de forma ordenada y coherente: Expón un discurso lo más claro y entendedor posible. Ten presente que el entrevistador no estuvo en esa situación y desconoce los hechos. Evita dar saltos cronológicos hacia delante o hacia atrás (“primero hice esto… pero antes hice esto otro…”).
  5. Si no has vivido esa situación, explica alguna similar que hayas vivido fuera del ámbito laboral:Si te preguntan “explícame una situación profesional en la que llevaste a cabo una negociación exitosa” y no dispones de experiencia en ello, puedes explicar alguna negociación relevante que realizaste en tu vida cotidiana, como la compra de un coche.
  6. Si no se te ocurre responder alguna de las preguntas, no te desanimes: No responder a una pregunta de este tipo no significa estar automáticamente descartado. El entrevistador también comprende que la pregunta es imprevista, que el aspirante puede haberse bloqueado o simplemente no le viene a la cabeza una situación similar a la que le preguntan. Concluirá que esa competencia no se ha podido observar en la entrevista, no que no la tengas.

Este tipo de entrevista suele inquietar, puesto que explicar la experiencia profesional o formación es algo que se puede llevar preparado desde casa, pero responder a este tipo de preguntas no. Una pista para saber qué competencias se nos explorarán puede estar en la misma oferta de empleo, pues muchas empresas ya especifican el tipo de perfil competencial que tiene que disponer el candidato.

 

Escrito por:

Laura Martín Sampayo
Consultora en Recursos Humanos