Cómo debe un reclutador preparar una entrevista de trabajo

Publicado 09 mayo 2016

Comenzar un nuevo proyecto empresarial o garantizar su crecimiento requiere no solamente de contar con un plan de negocios basado en previsiones financieras, sino que además exige de la planificación de una estrategia de capital humano que sea coherente con las necesidades del negocio. Hacer una buena elección de las personas que van a conformar la plantilla es uno de los pilares básicos para evitar estar cambiando constantemente la plantilla, aumentar la eficiencia de la organización y conseguir los objetivos establecidos.

Cómo debe un reclutador preparar una entrevista de trabajo

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las formas de selección de personal y de preparar una entrevista de trabajo han cambiado en los últimos años, así como los criterios a la hora de calificar a los candidatos, pues aunque la experiencia laboral continúa siendo un factor clave, ya no se centran solamente en él.

En la actualidad, los expertos en recursos humanos identifican tres tipos de lenguajes a tener en cuenta cuando se realiza una entrevista de trabajo y que deben tenerse en cuenta para elegir al nuevo profesional que pasará a formar parte de la plantilla: verbal (su CV y lo que nos dice), corporal (vestimenta y postura física) y sensorial (sensación que nos da).

Y aunque es importante tener en cuenta los tres tipos de lenguaje, al final eres tú el que debe tomar la decisión y ver qué peso se debe dar a cada cosa. Nadie mejor que tú sabe qué es lo que necesitas para tu empresa y qué requisitos debe cumplir el candidato para cubrir el puesto.

"El seleccionador debe llevar a cabo una evaluación integral. Puede que la persona que tenemos delante nos transmita buenas sensaciones, pero también hay que ser objetivos en cuanto a las necesidades del puesto que queremos cubrir y desde ahí ir descartando o añadiendo otros criterios como la imagen por ejemplo."

Sin embargo, debemos ser conscientes de que contamos con un tiempo limitado durante la entrevista para forjarnos una imagen del candidato y averiguar si es lo que estamos buscando. Por esta razón es fundamental tener muy claro cuáles son las preguntas que vamos a realizar y cómo abordaremos cada tema. Y para que te resulte más sencillo, hoy te traemos algunos consejos sobre cómo preparar una entrevista de trabajo y las cuestiones que deberías tratar para obtener más pistas sobre el profesional que tienes delante.

1. Preparar la reunión con antelación

Te recomendamos que antes de reunirte finalmente con el candidato, visualices la entrevista, tengas un esquema de base y establezcas un límite de tiempo para asegurarte de que conseguirás la información que necesitas para valorar cada candidatura adecuadamente.

2. Hacer preguntas variadas

Para que la entrevista sea lo más provechosa posible, es importante que las preguntas sean de cuatro temas diferentes; de reconocimiento, de creatividad, de resolución de problemas y de actitud.

  • Reconocimiento: son aquellas preguntas que nos darán pistas sobre las habilidades y conocimientos del candidato.
  • Creatividad: nos ayudarán a saber si el candidato conoce o no las últimas novedades del sector y del mercado en general.
  • Resolución: son aquellas cuestiones que nos brindarán información sobre las habilidades prácticas del profesional.
  • Actitud: según los expertos, estas preguntas son las más importantes, pues son las que nos dejarán entrever las reacciones de los postulantes ante determinadas situaciones y poder valorar si se adaptarán al sistema de trabajo de la empresa.

3. Preguntas difíciles de falsear

Ante todo, debemos centrarnos en averiguar toda la información posible sobre los conocimientos, habilidades y talentos del candidato. Por eso, no es suficiente con preguntarle por sus éxitos profesionales en otros trabajos, sino que además debemos analizar su respuesta y valorar si cuenta con la capacidad de resolver los posibles problemas que puedan surgir en la empresa. Se trata más de evaluar su capacidad de adaptación y de aprendizaje en el presente que lo que realmente ha hecho en el pasado.

4. En persona

Te aconsejamos que siempre que puedas conciertes entrevistas cara a cara. Si no es posible, intenta que al menos sea a través de vídeollamadas para poder ver cómo se desenvuelve el candidato. En estos casos, es recomendable enviar un documento al candidato sobre la hora de la entrevista, una pequeña descripción del puesto y todo aquello que consideres que el postulante deba saber.

5. Tomar notas y estar pendiente al lenguaje no verbal

Debemos prestar atención al lenguaje corporal del candidato y anotar cualquier tipo de duda que pueda surgirnos o reflejar aspectos de los que queramos hablar más adelante. De esta forma, no se nos escapará nada.

6. Reunión informal con el candidato

Después de una entrevista de trabajo formal, no está mal por ejemplo invitar a comer o a tomar café al candidato para conocerlo en un ambiente más informal. Puede resultar muy interesante ver cómo se desenvuelve en una situación más distendida.

7. Llevar un seguimiento del proceso de selección

Es posible que nos venga bien concertar una segunda entrevista para profundizar en temas que hayan quedado pendientes y conocerlo más. Además, puede que en esta ocasión tengamos la oportunidad de saber más sobre algunos aspectos de los que el candidato quiera ofrecernos información adicional y que puede ser de gran relevancia para ayudarnos a tomar la decisión final y decantarnos por un profesional u otro.

Ahora que ya sabes cuáles son los puntos más importantes en los que debes pensar para preparar una entrevista de trabajo, seguro que te resulta mucho más fácil encontrar al candidato más adecuado para tu empresa. Pero como ya dijimos al principio, nadie mejor que tú sabe realmente cuáles son las necesidades de la compañía y los requisitos que debe tener el profesional que finalmente cubrirá el puesto.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín