¿Qué hacer después de una entrevista de trabajo?

Publicado 18 abril 2016

¡Por fin! Nos han llamado para una entrevista de trabajo, la hemos preparado al detalle y la hemos hecho. Entonces escuchamos ese horrible "ya te llamaremos". ¿Ahora qué? Llega el momento de armarse de paciencia y esperar la ansiada llamada que nos confirme que hemos sido elegidos para seguir en al siguiente fase del proceso de selección o si hemos sido descartados.

¿Qué hacer después de una entrevista de trabajo?

Esto no quiere decir que tengamos que quedarnos de brazos cruzados mirando el móvil. Contrariamente a lo que hacen muchos candidatos, nuestro trabajo no termina cuando salimos del despacho del reclutador.

La cuestión es que al terminar la entrevista no todos tenemos claro si hemos dado una buena impresión al seleccionador, por lo que muchas veces no sabemos si debemos tirar la toalla, seguir esperando una respuesta o tomar una actitud más activa, poniéndonos en contacto con la empresa para saber cómo va la selección.

"¿Sabías que el 90% de los postulantes a un puesto de trabajo jamás vuelven a contactar con la empresa al finalizar la entrevista por timidez o por miedo a resultar pesados? Sin embargo, debes saber que hacerlo puede marcar la diferencia."

Así pues, es evidente que la mayoría de los candidatos que acuden a una entrevista no suelen preparar una estrategia post entrevista. Por este motivo, si tú lo haces, tendrás puntos a tu favor. Recuerda que todo suma.

¿Cómo hacer un seguimiento del proceso de selección?

Hacer un seguimiento del proceso de contratación es fundamental para demostrar interés y aumentar nuestras posibilidades de conseguir el puesto. Lo ideal es esperar unos días y ponerte en contacto con la empresa para obtener información al respecto. Eso sí, asegúrate antes de marcharte de la entrevista de que tienes la información de contacto del reclutador. Para ello solamente tienes que pedir una tarjeta de visita o solicitárselos a la recepcionista o secretaria.

1.  Ten en cuenta la duración del proceso de selección

Si el entrevistador no comenta nada al respecto, antes de finalizar la entrevista, te recomendamos que le preguntes sobre el tiempo que se tardará en tomar una decisión. De esta forma, podrás esperar un tiempo prudencial antes de contactar de nuevo y evitarás parecer pesado.

2. Enviar una carta de agradecimiento

Espera un día y envía una carta al reclutador vía correo electrónico dando las gracias por su tiempo. Muéstrate interesado en la oferta y con ilusión por ser la persona elegida para el puesto.

Por supuesto, recuerda incluir datos  importantes del proceso para que puedan identificarte rápidamente, ya que normalmente hay varias personas que están compitiendo por el puesto. Además, si es posible añade algún detalle sobre el puesto al que estás postulando y que pueda ser útil para la empresa.

Después de esto no bombardees a la empresa con llamadas o correos electrónicos. Como mucho uno más para ver cómo va el proceso. De lo contrario, además de resultar molesto darás una imagen de desesperación, lo cual no gusta nada a los seleccionadores.

3. Conecta con el entrevistador en Linkedin

No hay que tener miedo de pedir al reclutador que forme parte de tu red de contactos, sobre todo en Linkedin. Eso sí, asegúrate antes de que tu perfil se encuentra actualizado y que resulta atractivo para la oferta.

Si acepta tu invitación en Linkedin, pídele información adicional sobre el trabajo y aprovecha para darle las gracias por el tiempo que se ha tomado en recibirte (en el caso de que no hayas enviado un email). Intenta no solicitar amistad ni en Twitter ni en Facebook, ya que la mayoría suele tener un perfil personal.

4. Haz una llamada

Espera a que haya transcurrido el tiempo en que te dijeron que tomarían una decisión para llamar. Si puedes ser más paciente, te aconsejamos incluso que esperes un par de días más. Y es que muchas veces el exceso de trabajo puede hacer que la empresa se retrase en tomar una decisión y el proceso de alargue.

Intenta ser lo más breve y educado posible y comentarles que eres conscientes de que tienen mucho más trabajo del relativo solamente al proceso de selección, pero que te gustaría saber cómo va el proceso de selección y si ya han elegido a algún candidato.

5. Prepárate para la respuesta en caso de recibir una llamada

Aunque la mayoría de empresas suelen optar por el silencio en lugar de llamar para dar una respuesta a cada uno de los candidatos. Por lo general, se suele enviar un email en la que se agradece el tiempo del candidato, pero algunas también llaman tanto si la noticia es buena como si es mala. Es evidente que a nadie le gusta dar malas noticias y menos por teléfono.

Si la respuesta es negativa, intenta repasar tanto la entrevista que hiciste como tu curriculum para averiguar qué cosas pudiste hacer mal y por qué finalmente no has encajado en el puesto al que postulabas. Esto te ayudará a mejorar los puntos flacos en futuras entrevistas y puede que a replantearte el enfoque de tu curriculum y de los puestos a los que estás optando.

En el caso de que no recibas ninguna llamada, como ya hemos dicho, lo más recomendable es que seas tú el que tome la iniciativa. Esta toma de contacto puede marcar la diferencia, pues la mayor parte de los candidatos nunca llegan a hacerlo. Piensa que actualmente además de la formación y al experiencia, muchas empresas también toman en consideración otros aspectos como las habilidades sociales y aptitudes del candidato.

Una persona que se interesa por el puesto transmite en buena medida sus competencias sociales y su entusiasmo por formar parte de la empresa, lo cual puede resultar clave a la hora de decantar la balanza a tu favor. Sobre todo si existen dudas sobre varios perfiles muy parecidos.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín