¿Qué es el coworking y cuáles son sus ventajas?

Publicado 30 septiembre 2015

Cuando en el año 2009 Brad Neuberg creó el primer espacio de coworking en San Francisco poco podía imaginarse que su idea acabaría difundiéndose como la pólvora por todo el planeta. Lo cierto es que el término fue acuñado por Bernie DeKoven en 1999, pero no fue hasta 10 años más tarde cuando realmente fue materializado en un loft donde trabajaban tres amigos freelance.

¿Qué es el coworking y cuáles son sus ventajas?

Tal fue su éxito que Neuberg no tardaría mucho en crear el "Citizien Space", convirtiéndose de esta forma en el primer espacio coworking oficial que ofrecía ocho mesas dos días a la semana.

Los seres humanos necesitan comunicarse, interactuar con otras personas y sentirse parte de una comunidad. Este es precisamente el motivo por el que esta forma de trabajo ha triunfado en poco tiempo en todo el mundo.

Con el boom del trabajo freelance son muchos los profesionales que quieren salir de casa y tener un lugar dedicado al trabajo donde además puedan relacionarse con otras personas. Las grandes capitales de todo el mundo se han ido llenando progresivamente de espacios de coworking, de manera que en 2012 ya había 2.000 espacios de trabajo compartidos. Hoy la cifra ha aumentado hasta 3.000 y las previsiones apuntan a que en el año 2018 habrá aproximadamente 12.000 repartidos por los cinco continentes.

"Con un crecimiento del 300%, los espacios de coworking han superado en apenas 5 años al número de incubadoras y centros de innovación que se encuentran en funcionamiento en Europa., por lo que las instituciones públicas y empresas han empezado a considerar el coworking como fuente de inspiración para implantar nuevos entornos laborales asentados sobre la innovación y la colaboración."

El coworking es una manera innovadora de trabajar, adaptada a los nuevos tiempos, que hace posible que freelances, pymes, autónomos y profesionales independientes de sectores diferentes o relacionados compartan un espacio de trabajo en el que se favorece la colaboración y la ampliación de la red de contactos (networking) y que tiene por objetivo ahorrar gastos, crear sinergias y proporcionar un entorno laboral en el que se fomente el intercambio de experiencias.

Así pues, los espacios de coworking están cambiando la forma de trabajar y de interactuar en los entornos de trabajo. Un fiel reflejo de la aparición de nuevos modelos y nuevas expectativas en el mundo de los negocios y de la sociedad en general.

Las 8 ventajas del coworking

Pero el coworking no es solamente compartir gastos y romper con el aislamiento que impone el trabajo en casa, sino que es también una nueva forma de trabajar en la que además de espacio, se comparten ideas, proyectos y conocimientos dentro de un entorno agradable y ameno que fomente la eficiencia. Nosotros tenemos muy claro cuáles son las principales ventajas de trabajar en un centro de coworking.

1. Espacio profesional a bajo coste

No podemos negar de que la primera ventaja es el ahorro de costes. Si eres freelance o tienes una empresa con pocos empleados puedes trabajar desde casa, alquilar una oficina o acudir a un centro de coworking. No cabe duda de que los espacios de coworking son la mejor opción pues ofrecen un espacio profesional desde el primer día sin necesidad de preocuparnos por su mantenimiento o adecuación. Siendo una opción mucho más barata y flexible que alquilar una oficina.

2. Escalabilidad del espacio y de costes

Cuando empezamos un nuevo proyecto empresarial, no siempre podemos permitirnos alquilar una oficina, por lo que es una solución flexible si tienes pensado que la empresa vaya creciendo en trabajadores y colaboradores, ya que podrás disponer del espacio que necesites en cada momento. Convirtiéndose en un coste variable adaptado a tu plan de negocio.

3. Gran variedad de espacios de coworking

Debido a la gran proliferación de este tipo de espacios, puedes encontrarlos de muchos tipos incluso especializados por sectores. Lo que siempre es estable es la existencia de una comunidad de coworkers con ganas de colaborar y de trabajar.

4. Evitar los riesgos de trabajar en casa

Aunque trabajar desde casa es muy cómodo, también se corre el riesgo de o poder separar la vida personal de la profesional. En los espacios de coworking se evitan las distracciones y tienes todo lo que necesitas para hacer tu trabajo, además de conseguir más disciplina en lo que a horarios se refiere.

Por otro lado, trabajar en casa también tiene el inconveniente del aislacionismo. Relacionarse con otros profesionales es muy recomendable para motivarse y evitar la apatía. Además te ayudará a estar al día de las tendencias del mercado y acceso a conocimientos que de otra forma no habrías tenido.

5. Imagen

Si tienes a menudo reuniones con clientes y proveedores, podrás disponer de un espacio adecuado y acondicionado  que transmita un aspecto más profesional y serio.

6. Compartir proyectos

Es probable que esta sea la mayor ventaja de los espacios de coworking. Compartir tus proyectos con otros profesionales te dará ideas de cómo enriquecerlos. La perspectiva de otros compañeros puede ser muy valiosa. Pero además, puede que en algún momento necesites recurrir a algún experto de otra área que puedan ayudarte a complementar tus proyectos. Incluso puede que acabéis colaborando de manera continuada en el tiempo o siendo socios.

7. Acceso a proyectos y clientes

En un centro de coworking podrás mantenerte al día de un gran número de oportunidades laborales, pero también montar equipos de forma puntual con otros partners para responder a una necesidad concreta.

8. Mantenerse al día

Además de intercambiar información y conocimientos con otros profesionales, en la mayor parte de los centros de coworking se suelen realizar cursos y actividades que tienen como objetivo el enriquecimiento tanto profesional como personal.

Como puedes ver, las ventajas de trabajar en un espacio de coworking son muchas. Además, la adaptación es muy fácil, ya que no se exige hacer nada nuevo, sino todo lo contrario, dejar de hacer aquellas cosas que no necesitamos para trabajar. Gracias a este tipo de centros, aquellos profesionales que trabajaban en casa han visto como su productividad aumentaba incluso trabajando menos horas. Incrementándose también su volumen de trabajo debido a la posibilidad de compartir sus proyectos con otros profesionales y participar en otros nuevos. Y por supuesto disfrutan de una mayor calidad de vida personal que han podido separar de su faceta profesional.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín