Las 8 preguntas trampa más frecuentes en una entrevista

Publicado 01 julio 2015

En la actualidad, encontrar trabajo se ha convertido en una verdadera carrera de fondo en la que solamente aquellos más preparados y que consiguen llamar la atención entre el resto de candidatos consiguen llegar a la meta y pasar un filtro cada vez más estrecho y exigente.

Las 8 preguntas trampa más frecuentes en una entrevista

Hoy no basta con tener un buen curriculum, sino que la entrevista de trabajo sigue siendo un punto fundamental para decidir quién sigue en el proceso de selección y quién se queda con el puesto.

Por eso, ante una entrevista de trabajo es importante estar siempre alerta. Todo cuenta. Y una respuesta inadecuada a una pregunta puede hacernos salir automáticamente del proceso.

"Muchos seleccionadores recurren a las temidas preguntas trampas con el objetivo de valorar las respuestas de los candidatos. Y es que a veces no existen respuestas correctas al 100%. Lo que se busca es ver cómo reacciona el candidato para poder conocerlo mejor."

Es por ello que es importante estar preparado para todo tipo de preguntas, de manera que podamos contestar de manera adecuada sin titubear y sin cometer errores. Y para que te resulte más fácil, hoy te traemos una selección de las 10 preguntas trampa más frecuentes en una entrevista de trabajo.

1. ¿Qué sabes de nuestra empresa?

Esta es una de las preguntas trampa más habituales y que suelen hacerse al principio para averiguar si el candidato se ha preparado la entrevista y conocer el nivel de interés que éste tiene en el puesto y en al empresa.

Por eso es importante investigar sobre la empresa antes de acudir a la entrevista. puede parecer muy obvio, pero te sorprendería saber cuántas personas llegan a la reunión sin saber nada de la compañía.

Pero en lugar de soltarle la información que ya tienen en la web como si fueses Wikipedia, intenta marcar la diferencia con respecto al resto de candidatos y ofrece ideas novedosas y propuestas que pueden resultar interesantes para la empresa. De esta forma, tendrás más posibilidades.

2. ¿Cómo te ves en el futuro?

Esta pregunta es de las más complicadas, ya que si no se ha preparado, los candidatos pueden encontrar dificultades a la hora de responder. Evidentemente, si buscan a alguien para tres meses no digas que quieres estar en la empresa toda la vida y si buscan a alguien a largo plazo no digas que quieres montar tu propia empresa.

Tampoco queda bien ser demasiado ambicioso y decir que te ves siendo el jefe del departamento. Es importante que sepas mantenerte en tu sitio, saber dónde estás y lo que te estás jugando.

3. Háblame sobre ti

Las preguntas personales suelen aparecer siempre a lo largo de cualquier entrevista. Sin embargo, no es recomendable ser demasiado sincero. Intenta hablar de ti desde el punto de vista profesional sin dar datos personales o familiares. Hazlo solamente si crees que darán una buena imagen de ti al seleccionador y que estén relacionados con tu vida laboral.

No es cuestión de que le cuentes tu vida al entrevistador. Lo que quiere saber es si aportarás estabilidad a la empresa. Por eso, si tienes familia, siempre debes dejar claro que el trabajo para ti es lo primero y que sabe compaginar ambas cosas sin ningún problema.

4. ¿Cuáles son tus aspiraciones salariales?

Si te preguntan cuánto te gustaría ganar, jamás respondas con una cantidad concreta. La respuesta más adecuada es no darle importancia al asunto. Si en un portal de empleo debes poner una cifra, intenta no poner el máximo. Siempre es mejor poner un rango intermedio.

Lo que debes hacer ver es que tu prioridad es aprender y aplicar tus conocimientos para hacer crecer la empresa. Si el seleccionador te obliga a darle una cifra, lo mejor es decir cuál es el mínimo que podrías cobrar más que hablar de máximos.

5. ¿Cuáles han sido tus errores profesionales?

Esta es una de esas preguntas trampa en las que lo que se busca es ver cómo reacciona el candidato. Te recomendamos que te muestres positivo en la respuesta y que transmitas al entrevistador que intentas siempre aprender de tus errores.

6. ¿Por qué te marchaste de tu anterior empresa?

Aunque la relación con la anterior empresa no haya sido buena, es importante que ofrezcas una visión positiva. No está bien visto que hables mal de los trabajos ni de los jefes que has tenido. Nunca sabes a quién tienes enfrente y si puede tener contacto con tu antigua empresa.

Se siempre diplomático, ya que si hablas mal, corres el riesgo de ser descartado, pues el seleccionador pensará que si te marchas, harás lo mismo.

7. ¿Te gusta trabajar en equipo?

El inconveniente de esta pregunta es que muchas veces se buscan profesionales que sean capaces de trabajar en equipo, pero en otras ocasiones se espera que el trabajador se completamente independiente. Con lo cual, lo mejor es ser sincero. Si dices que te encanta trabajar en equipo y posteriormente das problemas, lo más probable es que acabes siendo despedido.

8. ¿Conoces a alguna persona que trabaje para nosotros?

En principio puede parecer una pregunta inocente, pero el mismo amigo que puede abrirte las puertas, puede tener una imagen negativa dentro de la compañía.  por eso, solamente es aconsejable decirlo si se está seguro de que tu contacto dentro de la empresa está bien valorado.

Como puedes ver, la mayoría de las preguntas trampa que suelen hacerse en una entrevista de trabajo no resultan difíciles de contestar. Solamente debes llevarlas preparadas para poder responder de la forma más adecuada y causar una buena impresión al departamento de Recursos Humanos.

Por eso, si tienes una entrevista de trabajo en los próximos días, no tienes tiempo que perder. Piensa bien cuál es la respuesta que vas a dar a cada una de ellas para evitar meter la pata y acabar jugándote tu incorporación a la empresa.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín