Cómo mejorar la gestión del departamento de Recursos Humanos

Publicado 31 enero 2015

Según el decálogo de Cezanne Software, tener claros los objetivos de la empresa y saber hacia dónde nos dirigimos es la clave para marcar correctamente las directrices que debe seguir el departamento de Recursos Humanos.

El capital humano es el activo más importante de cualquier negocio y para gestionarlo no solamente es necesario tener las herramientas adecuadas, sino que además es fundamental tener en cuenta la parte estratégica para estructurar al equipo y obtener la mayor productividad posible del mismo.

Incluso cuando hablamos de organizaciones descentralizadas es fundamental que el departamento de Recursos Humanos debe estar cerca del equipo y conocerlo. Algo que puede llevarse a cabo de una manera mucho más eficiente si ponemos a nuestro servicio la tecnología y las herramientas adecuadas para que la comunicación entre ambas partes sea fluida. Pero veamos con más detenimiento cuáles son los puntos más importantes que los reclutadores deben tener en cuenta para gestionar de una manera más óptima al equipo de la empresa.

Cómo mejorar la gestión del departamento de Recursos Humanos

1. Saber cuáles son las necesidades de la empresa

Lo primero que debe conocer un buen gerente es la situación exacta en la que se encuentra la compañía. La idea es saber cuál es el punto de partida para establecer las funciones que deberá desarrollar el departamento de Recursos Humanos en base a los objetivos propuestos. De esta forma, resultará más fácil seguir los pasos adecuados y evitar desviarnos del camino que hemos marcado.

2. Recopilar la información necesaria

Conocer los datos con los que se trabaja es importante para valorar si es necesario migrar hacia nuevas soluciones. Por ejemplo, si los datos se encuentran recogidos en una hoja de Excel y queremos empezar a usar un determinado tipo de software para conseguir una gestión más óptima, será necesario hacer u na "limpieza" y quedarse con los datos que son realmente importantes para el desarrollo de la empresa. De esta forma, evitaremos errores y duplicidades.

3. Ser innovador

Aunque en este momento la empresa tenga unas determinadas necesidades, es importante echar un poco al vista también hacia el futuro. La idea es que la empresa pueda prepararse para los posibles escenarios que pueda encontrarse en el futuro. Aspectos relacionados con el medio ambiente, las nuevas formas de comunicación que van surgiendo, los nuevos modelos de negocio, necesidades de los potenciales clientes, etc. Todos son factores clave que requieren de cierta capacidad creativa, innovadora y adaptativa.

4. Planificar la estrategia

La misión del departamento de Recursos Humanos no debe ser solamente la de eliminar o agilizar procesos administrativos, sino que debe formar parte del área corporativa, haciendo que el departamento aporte valor a la compañía y que participe a la hora de tomar decisiones críticas. Para ello es necesario conocer bien a las personas con las que se trabaja, las funciones que realizan, lo que aportan, sus aspiraciones dentro de la empresa y ser capaces de reconocer el talento, tanto el desarrollado como el potencial.

5. Ser un auténtico líder

Por muy buenos recursos y herramientas que utilicen los directivos o los reclutadores de la empresa, si no existe una verdadera capacidad de liderazgo gestionar al equipo humano de una manera eficaz resultará muy complicado. Es por ello que un buen reclutador debe tener ciertas habilidades sociales para crear relaciones estrechas con los trabajadores, saber negociar y empatizar para implicarse en los proyectos  que se lleven a cabo dentro de la empresa.

6. Aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías

Un departamento de Recursos Humanos que quiera ser eficiente nunca debe ignorar los beneficios que las nuevas tecnologías ponen a su servicio. La idea es que este tipo de herramientas ayuden a facilitar los procesos tanto para el departamento como para el jefe de equipo y para los propios empleados, y que sea los suficientemente  completa como para cubrir las necesidades de la empresa.

7. Flexibilidad

Para que el departamento de Recursos Humanos pueda aportar valor a la empresa, nunca deben anclar su gestión en un mismo sistema. Las necesidades de la empresa no son estáticas, con lo cual lo ideal es encontrar una solución que proporcione la suficiente flexibilidad para ir incorporando nuevos elementos a medida que se vaya necesitando desarrollar nuevas funciones.

8. Implicación de las personas

Uno de los factores clave es que todos los componentes de la empresa conozcan los beneficios del sistema que se utiliza y estén convencidos de que se trata de la forma más óptima. El objetivo es que estén motivados y se sumen al proyecto con ilusión en lugar de resistirse al cambio y presentar excusas y quejas constantes. Y para ello el departamento de Recursos Humanos deberá transmitirles la confianza suficiente desde el principio.

9. Costes asequibles

En la actualidad, debido a las dificultades económicas por las que atravesamos, resulta casi impensable plantear grandes inversiones. No obstante hay una gran cantidad de softwares  muy económicos que ofrecen total seguridad y confidencialidad y que hacen que la empresa no tenga que preocuparse por infraestructuras tecnológicas ni por su mantenimiento. Se trata por lo general de herramientas de las que la empresa puede disfrutar por una cuota mensual más asequible.

10. Comprobar si las expectativas se van cumpliendo

Medir el retorno de la inversión no siempre es fácil cuando hablamos de la gestión de Recursos Humanos. Y es que no podemos esperar un retorno inmediato de la productividad de los empleados, de si somos capaces de retener a aquellos más cualificados o de cómo los trabajadores menos capacitados van mejorando su eficiencia. Esto es algo que podemos ver más bien a medio plazo. No obstante, lo que sí podemos comprobar rápidamente es cómo cambia la cultura del departamento de Recursos Humanos, pasando de tener una perspectiva más bien departamental a una visión más corporativa, a través de las políticas que se van estableciendo para lograr un mayor rendimiento global de de la empresa.

"Así pues, en la actualidad la tendencia es la de convertir al departamento de Recursos Humanos, hasta hace unos años un órgano casi independiente del resto de la compañía, a ser una pieza clave del entramado corporativo cuya labor puede influir de manera notable en el desarrollo y en el aumento de la productividad de la misma."

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín