La entrevista telefónica

Publicado 14 octubre 2014

La entrevista telefónica es un medio que utilizan las empresas para hacer un filtro de candidaturas. Así pues, las preguntas estarán dirigidas a aquellos aspectos que son importantes para cumplir con los requisitos del puesto ofertado y a valorar las inquietudes profesionales y motivaciones del candidato.

La entrevista telefónica

Los requisitos que pueden ser cuestionados en esta toma de contacto pueden ser desde la experiencia profesional, formación o nivel de idiomas hasta las expectativas salariales del candidato.

"La entrevista telefónica no se utiliza exclusivamente en la primera toma de contacto, sino que también se puede utilizar en fases más avanzadas del proceso de selección. No obstante, en este último caso, la entrevista será más profunda en contenido y tendrá mayor duración."

En el momento que enviamos nuestra candidatura a una empresa tenemos que estar preparados para afrontar una entrevista telefónica en cualquier momento. Es por esto que tenemos que tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Tener conocimiento de las ofertas en las que uno se inscribe: Es básico que se tenga registrado en algún tipo de documento todas las candidaturas que se envían de cualquier modo (respuesta a ofertas de trabajo, autocandidaturas, contactos, etc.) ya que da una mala imagen si te contactan para participar en un proceso de selección y no tienes conocimiento o no recuerdas a que empresa enviaste el currículum o a que puesto te inscribiste. Transmite la sensación de poca motivación.
  • Buscar un sitio tranquilo: En muchas ocasiones cuando te contactan te encuentras en la calle, en un lugar con ruido y poco adecuado para responder a este tipo de entrevista. Ante una situación de este tipo, hay que intentar buscar un sitio sin ruido y tranquilo. En el caso que no se pueda, es importante que solicites el teléfono y nombre de la persona para poder devolverle la llamada cuanto antes. Cuando se está en búsqueda de empleo siempre hay que llevar papel y bolígrafo para apuntar por si llaman. Si pides que te llamen más tarde, corres el riesgo que esa llamada no se vuelva a producir.
  • Tener preparado un buen mensaje de presentación: Tanto para afrontar una entrevista telefónica como presencial, se tiene que tener preparado un pequeño mensaje que resuma brevemente nuestro perfil profesional, situación actual y expectativas profesionales. Este mensaje deberá de ser personalizado para cada empresa a la que nos presentamos, ya que según el puesto o tipo de organización interesará destacar unos aspectos u otros.
  • Relacionar las respuestas con el puesto ofertado: La entrevista telefónica es la primera oportunidad para convencer al entrevistador que nuestro perfil encaja con el puesto que ofrecen, por lo que las respuestas tendrán que estar relacionadas con la oferta. Toda información negativa (como puede ser no cumplir con un requisito del puesto) se tiene que compensar con información positiva (motivación, ganas de aprender, de formarse, etc.).
  • Mostrar motivación: La motivación se expresa a través del tono de voz, entusiasmo y de nuestra comunicación no verbal, entre otros. Como nuestro interlocutor no nos puede ver, hay elementos que muestran nuestra motivación que no se pueden percibir. Así pues, es importante saber transmitir telefónicamente al entrevistador nuestro interés a través de nuestro tono de voz y contenido.
  • No cerrarse puertas: Algunas veces en este tipo de entrevista se hace un filtro respecto a determinados aspectos como son el salario o disponibilidad horaria. Ante este tipo de preguntas hay que procurar no ser extremadamente rígido, contundente o contestar precipitadamente.

 

Escrito por:

Laura Martín Sampayo
Consultora en Recursos Humanos