¿Cómo fortalecer el departamento de Recursos Humanos de tu empresa?

Publicado 27 octubre 2015

La gestión de recursos humanos es fundamental dentro de cualquier organización, especialmente en los últimos años. Y es que si hasta hace poco las funciones de este departamento se ceñían casi exclusivamente a la contratación de personal, en la actualidad se ha convertido en una parte estratégica de la empresa, encargándose de llevar a cabo las negociaciones necesarias y mantenerse en permanente contacto con la fuerza de trabajo.

¿Cómo fortalecer el departamento de Recursos Humanos de tu empresa?

Así pues, el departamento de recursos humanos es hoy una pieza clave en el buen funcionamiento de la compañía. Aunque es evidente que no en todas las empresas tiene la misma importancia, lo cual depende de dos factores fundamentales. En primer lugar, el grado de importancia que los directivos den a sus trabajadores dentro de la empresa, y en segundo lugar, el nivel de responsabilidad que tiene el departamento de recursos humanos.

En cualquier caso, el hecho de que no todas las compañías sean iguales ni tengan las mismas necesidades hace que no todas deban tener la misma estructura. Por ejemplo, muchas organizaciones consideran que ñas decisiones relacionadas con la estructura, la formación la selección deben ser tomadas por los propios directivos y no delegados en un departamento específico.

"Por este motivo, no podemos hablar de un modelo estándar que funcione para todas las compañías. Para ello se deben tener en cuenta las circunstancias y las estrategias en torno a las que se organizan."

¿Cómo saber si mi empresa necesita un departamento de recursos humanos?

A la hora de decidir si necesitamos un departamento de recursos humanos en una empresa, debes saber que el tamaño no importa. independientemente si se trata de una empresa de 20 empleados o de 300 podemos tener un departamento que además de ocuparse de las contrataciones y de las tareas administrativas relacionadas con la plantilla, elabore estrategias para mejorar la productividad de los trabajadores, lo cual repercute en beneficio de la empresa.

Por ello, no debemos ceñirnos al hecho de que no nos guste delegar tareas o en que queramos ahorrarnos los costes que se derivarían de ello. Abrir un departamento de este tipo puede ayudarnos a que la empresa funcione mejor, ofreciendo un servicio de mayor calidad al cliente y aumentando de esta forma los beneficios.

Para decidirlo realmente, lo más recomendable es que analicemos cuáles son las funciones que desempeña el departamento de recursos humanos dentro de una empresa y veamos si necesitamos cubrirlas:

  • Reclutamiento y selección de personal: se trata de realizar las contrataciones necesarias  buscando el perfil profesional que se ajuste mejor a cada puesto de trabajo.
  • Inducción del personal: el departamento de recursos humanos es el que actúa de mediador entre la empresa y los trabajadores, intentando cubrir las necesidades de ambos en cada momento.
  • Capacitación y desarrollo:  es fundamental desarrollar programas que favorezcan el crecimiento personal de los empleados  para que revierta en beneficio de la empresa al tener personal específico y cualificado.
  • Remuneraciones: además de todo lo relacionado con las nóminas, el departamento de Recursos Humanos se ocupa de implementar sistemas de compensaciones que muestren resultados cuantioso respecto a las necesidades de la empresa.
  • Comunicación: el diálogo con la plantilla debe ser constante, haciendo de mediador entre las exigencias de la empresa y las demandas de los trabajadores.
  • Liderazgo: se trata de crear líderes dentro de la plantilla para el beneficio de la organización y las necesidades existentes en cada momento.
  • Motivación: llevar a cabo dinámicas, programas y metodologías que permitan tener a los empleados motivados para desempeñar mejor sus funciones.

¿Cómo mejorar el área de recursos humanos?

Independientemente de las funciones que puede desarrollar el departamento de recursos humanos, ya hemos dicho que no existe una estructura fija que pueda aplicarse en todas las empresas de igual modo. No obstante, es recomendable que los directivos de las empresas tengan en cuenta tres reglas específicas si quieren tener un área funcional para las necesidades de la misma.

1. Orientación al cliente: sin importar el modelo que podamos implementar en la empresa, debemos tener un departamento de recursos humanos fortalecido que comprenda, segmente y desarrolle propuestas de valor para los clientes.

2. Iniciativa: debe ser capaz de prever las necesidades del negocio y las posibles consecuencias que podrían tener sus acciones.

3. Conceptualización: es fundamental combinar necesidades y procesos. Todo debe ser analizado como un enorme engranaje donde cada necesidad y respuesta deben unirse para responder a las exigencias de la empresa.

Además, el departamento de recursos humanos debe asegurarse de que se siguen los protocolos y procesos para ser los mejores del sector, así como entrenar, capacitar y premiar a los empleados por las tareas desempeñadas.

Pero para que todo funcione es importante discutir el alcance del departamento y definir cada uno de los procesos y expectativas que se esperan. Analizar las tareas que van a ser encomendadas y a qué departamentos, así como aquellas funciones que se esperan es la clave para poder decidir que estructura es la más adecuada y que todo resulte más sencillo.

Así pues, antes de decidir qué tareas delegaremos en el departamento de recursos humanos es importante que valoremos con detenimiento cuáles son las necesidades actuales de la empresa. En función de las necesidades y de los objetivos que hayamos fijado previamente podremos establecer qué funciones son las que debería desempeñar y qué estrategias van a seguirse para cumplirlos.

De esta forma, podremos organizar mejor este área y conseguir que la empresa funcione mejor, tanto en las tareas que tienen que ver con la selección de los perfiles profesionales más adecuados para cada puesto como a la hora de crear un clima laboral que resulte beneficioso para todos. Solamente así conseguiremos sacar el máximo partido de nuestros trabajadores y que esto se vea reflejado en el producto o servicio que se ofrece al cliente, lo que a la larga se verá traducido en mayores ingresos.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín