Cómo enfrentar la búsqueda de empleo con optimismo

Publicado 05 mayo 2015

Durante la búsqueda de empleo las personas pasan por momentos buenos  y momento malos. Esto es algo completamente normal. Y es que por mucho entusiasmo que le pongamos, a veces las tasas de paro y el hecho de no conseguir resultados puede hacernos caer en la desesperación. Sin embargo, debes saber que recientes estudios demuestran que la motivación y el optimismo juegan un papel fundamental a la hora de encontrar empleo por lo que no debemos dejar que se agoten.

Cómo enfrentar la búsqueda de empleo con optimismo

Según al investigación llevada a cabo por el Servicio Público de Empleo de la Región de Murcia y la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga, existe una estrecha relación entre la motivación y la duración del desempleo.

"Las personas optimistas tardan menos en encontrar trabajo que las pesimistas. Es por ello que si conseguimos aumentar el número de días que somos optimistas, estaremos multiplicando nuestras posibilidades."

Esto tiene que ver con el hecho de que si pensamos cosas tristes, acabaremos sintiéndonos tristes y mal físicamente. De la misma manera que cuando nos duele algo, nuestro ánimo también se resiente. Las personas somos un todo  y resulta complicado separar lo físico de lo psíquico.

Para llevar a cabo dicho estudio se tuvieron en cuenta cuatro aspectos:

  • Autoeficacia: es la creencia de la persona sobre su propia capacidad para encontrar trabajo. Un desempleado con bajas expectativas, pensará que no está lo suficientemente capacitado para desarrollar la búsqueda y que no sabrá afrontar con éxito la entrevista de trabajo ni de superar los fracasos.
  • Locus de control interno: es la creencia de que los resultados obtenidos dependerán de la propia conducta. Los buscadores de empleo con locus internos son aquellos que piensan que cuanto más se esfuercen, más posibilidades tendrán de alcanzar el objetivo.
  • Locus de control externo: es la creencia de que los factores externos ajenos a su control influyen también a la hora de conseguir un empleo. Un candidato con locus de control externo pensará que los resultados dependerán de la suerte o de las decisiones que tomen terceras personas.
  • Expectativas de éxito: creencia sobre las posibilidades de que ocurra algo deseado. Una persona con expectativas altas de éxito considerará que tiene muchas posibilidades de encontrar empleo y viceversa.

El resultado fue que los candidatos que tenían expectativas altas, que se sienten capaces de encontrar empleo, que piensan que cuanto más se esfuercen, más posibilidades tendrán y que además mantuvieron una actitud positiva tardaron de medio 14 meses menos en encontrar empleo que el resto. Esto quiere decir que las personas optimistas y que creen que encontrarán trabajo lo encuentran antes que los pesimistas.

¿Cómo mantener el optimismo en la búsqueda de empleo?

Es cierto que buscar trabajo no es algo sencillo y que las noticias negativas sobre el mercado laboral nos bombardean cada día. Con lo cual es fácil caer en el desánimo y dejar de esforzarnos para encontrar alguna oportunidad.

Pero como ya hemos visto, mantener el optimismo en al búsqueda de empleo puede ser clave. por eso, a continuación te traemos algunos consejos para que puedas conservar la motivación y no caigas en el pesimismo.

1. Mantén una actitud positiva

Es verdad que es más fácil decirlo que hacerlo, pero es importante mantener el optimismo y no dejarse llevar por el victimismo. Intenta encontrar la parte positiva de tu situación y disfruta de todas aquellas ventajas que pueda conllevar. Por ejemplo puedes aprovechar para formarte, algo para lo cual no tenías tiempo cuando estabas trabajando.

Además, es fundamental que te rodees de personas que te transmitan buenas vibraciones y que nuestras conversaciones no se centren en la búsqueda de empleo y si lo hacemos que no sea desde un punto de vista pesimista.

2. Márcate una rutina

Tómate la búsqueda de empleo como un trabajo. Márcate uan jornada laboral con un horario establecido. Levántate temprano, arréglate y busca un lugar específico para hacerlo. No busques trabajo en pijama desde el sofá ni envíes curriculums a altas horas de la madrugada. Tómate descansos y deja tiempo para el ocio.

3. Establece una planificación

Márcate unos objetivos cada día y planifícate bien para poder alcanzarlos, Una vez que los hayas cumplido te sentirás más satisfecho contigo mismo. Esto hará que tengamos una actitud más positiva y que nuestro grado de motivación mejore. Por supuesto no te centres solamente en Internet. Busca también en  en periódicos, pregunta entre tus contactos...

4. No te olvides de tu vida social

Aunque los contactos profesionales son importantes, es importante que también dejes espacio para tu vida social. Sal de casa y queda con tus amigos. Cuéntales tus progresos y busca apoyo en ellos cuando veas que tus fuerzas empiezan a decaer. No obstante, no te centres solamente en ti y preocúpate también por ellos ayudándoles en lo que necesiten. Esto te ayudará a sentirte útil y te mantendrá en equilibrio.

5. Aprovecha para formarte

Es importante que te mantengas al día de las últimas tendencias y novedades de tu sector. Aprovecha para hacer algunos cursos, acudir a clases de inglés...

Esto te ayudará a mantener la rutina y conseguir unos objetivos determinados que te harán sentirte más motivado. Pero además lograrás mejorar tu curriculum y ser un candidato más deseable para las empresas, demostrando que sigues actualizándote para ofrecer lo mejor de ti como profesional.

Así pues, si tenemos en cuenta el estudio científico del que hablábamos al comienzo, es importante que la búsqueda de empleo se realice con toda la energía posible y no hay nada  que genere más energía que estar motivado, ilusionado y apasionado por algo. Dedica un tiempo cada semana para reponer fuerzas. Sigue todos los consejos que te hemos dado y piensa en aquello que te hace sentir bien y feliz para que puedas seguir adelante con tu búsqueda de empleo y logres tener éxito.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín