Cómo llamar la atención con tu carta de presentación

Publicado 15 julio 2015

En la actualidad, las oportunidades de formarse, sumadas al aumento de la competencia en los últimos años, hace que encontrar trabajo sea cada vez más difícil. Por eso, la carta de presentación se ha convertido en una de las mejores herramientas a la hora de llamar la atención y marcar la diferencia con respecto al resto de candidatos. 

De hecho, muchas veces la carta de presentación es más importante que el propio curriculum, ya que puede ser la que consiga decantar la balanza a tu favor y pasar a formar parte de los candidatos seleccionados para acudir a la entrevista de trabajo.

Cómo llamar la atención con tu carta de presentación

El objetivo es despertar el interés del seleccionador en conocerte y mejorar tus posibilidades de conseguir el empleo. Si lo piensas bien, la mayoría de los curriculums son muy parecidos, por lo que la carta de presentación es donde realmente debemos hacer hincapié y poner toda la carne en el asador, ya que nos permite mayor flexibilidad.

"Una buena carta de presentación  debe ser capaz de comunicar un mensaje específico y personalizado a la persona encargada del proceso de selección. Por eso, no debes olvidar incluir los motivos por los que eres el candidato perfecto para el puesto y sugerir la posibilidad de concertar una entrevista de trabajo."

Sin embargo, si muchas veces ya nos cuesta presentarnos en persona, más complicado puede resultar hacerlo por carta. Por esta razón, hoy te traemos algunos consejos para elaborar una buena carta de presentación y conseguir llamar la atención del seleccionador, aumentando tus posibilidades de ser ele elegido.

1. El destinatario

Es importante que direccionemos siempre la carta de presentación a una persona física y no a la empresa de manera genérica. Puedes enviarla a nombre del encargado de Recursos Humanos o del responsable del departamento en el que te gustaría trabajar.Si no conoces el nombre del responsable, afortunadamente no te costará mucho buscarlo en Internet.

2. Lo bueno si breve, dos veces bueno Si hay algo en lo que la carta de presentación se diferencia del curriculum es en su extensión. Tu carta no debe ser una autobiografía de toda tu carrera laboral. Los detalles que quiera conocer el seleccionador ya están en tu curriculum, así que omite los detalles sobre tu personalidad, cursos o seminarios que hayas realizado. Escribe frases y concretas y nunca superes más de la mitad de un folio o acabarás aburriendo a la persona que lo lea, consiguiendo el efecto contrario.

3. Destaca tus fortalezas

Piensa en ti cómo un producto. Ya hemos hablado en alguna ocasión sobre cómo crear tu marca personal. La carta de presentación debe ser un medio para venderte. Por eso, saca a relucir todos tus puntos fuertes para llamar la atención del seleccionador y que quiera tenerte en su empresa.

Esto es, sin duda lo más importante, por lo que conviene tomarse cinco minutos para pensar  qué cualidades te convierten en un buen candidato y que podrías aportar a la empresa argumentando las razones de la manera más creativa posible.

4. Personalizar la carta de presentación para cada oferta de trabajo

Es evidente que para cada puesto de trabajo se requieren unas características distintas, por lo que si no cuentas con ellas, no esperes ser contratado. por este motivo, es importante leer con detenimiento todos los requisitos que se exigen en al oferta de trabajo para que puedas enfocar tu carta en base a ellos.

La idea no es mentir o engordar tu perfil, sino hacer un autoanálisis e identificar qué cualidades pueden hacerte destacar entre el resto de candidatos. Es obvio que esto requiere de un esfuerzo adicional, pero ten claro que merecerá la pena.

5. Deja claro cuál es el puesto al que aspiras

A la hora de enviar el curriculum y la carta de presentación por email no basta con poner en el asunto el puesto al que postulas. Puede que el reclutador tenga abiertos más procesos de selección para cubrir otros puestos, por lo que es importante que lo incluyas en la carta de presentación para facilitarle las cosas.

6. El primer párrafo debe actuar como gancho

El primer párrafo que abra tu carta de presentación debe ser capaz de llamar la atención del seleccionador, explicando por qué quieres ocupar el puesto. Tienes que ser preciso y explicar cómo tus habilidades profesionales pueden ser útiles para la empresa. No obstante, evita ser egocéntrico, aburrido y genérico.

7. Errores ortográficos y gramaticales

Puede parecer algo obvio, pero muchos candidatos, con las prisas, olvidan revisar el texto. Por eso es recomendable leerla varias veces para corregir las posibles faltas y conseguir una lectura amena y fluida mediante frases cortas. Ten por seguro que este tipo de errores te harán salir automáticamente del proceso de selección, ya que transmiten poco interés y dejadez.

8. Sugerir una entrevista

Debes terminar la carta sugiriendo una entrevista de manera sutil, confirmando tu disponibilidad para ello. por supuesto no olvides incluir tus datos de contacto. Aunque pueda parecer algo de poca importancia, muchos candidatos olvidan citar sus datos personales en la carta de presentación. El mayor interesado en conseguir el puesto eres tú, por lo que debes hacer el esfuerzo de incluir todos los detalles que sean necesarios para que les resulte más fácil contactarte.

Como puedes ver, se trata de realizar pequeños cambios enfocados a la oferta de trabajo y a destacar tus capacidades profesionales. Sin embargo, aunque no lo creas, muchos candidatos ni siquiera incluyen una carta de presentación breve para acompañar el curriculum, por lo que puede convertirse en la mejor forma de destacar y ofrecer a la empresa un poco más de información sobre ti y de venderte para poder llegar a la tan ansiada entrevista de trabajo. A partir de este momento, el resto ya depende solamente de ti.