Cómo elegir al mejor candidato en un proceso de selección

Publicado 10 enero 2015

Cuando necesitamos cubrir un puesto de trabajo en nuestra empresa podemos encontrarnos con ciertas dificultades. Y es que ante la gran cantidad de personas desempleadas con existen en nuestro país actualmente, es fácil que para una misma oferta de trabajo podamos recibir incluso 500 curriculums.

Las grandes empresas pueden permitirse el lujo de contar con un equipo de recursos humanos que se ocupe del proceso de selección, pero la mayoría de las pymes no puede. Es por ello que en muchas empresas la tarea de elegir al candidato más adecuado suele recaer sobre el propietario que, como es natural, no siempre cuenta con formación  especializada en este tipo de procesos. Si este es tu caso, hoy te traemos algunos consejos que pueden resultarte muy útiles para poder elegir al mejor candidato en un proceso de selección.

1. ¿Cuáles son las necesidades de tu empresa?

Si abres un proceso de selección es evidente que necesitas más personal para tu empresa, pero es importante que tengas en cuenta que no puedes tirarte a la piscina de cabeza si ni siquiera sabes aún lo que estás buscando. Por eso, lo primero que debes hacer es valorar los recursos de los que ya dispones, cuál es el área que necesitas impulsar y si puedes realizar algunos cambios en tu equipo para que las tareas sean repartidas entre los empleados que ya tienes. Si después de haberlo analizado en profundidad continúas pensando que necesitas un trabajador más, ¡adelante!

2. ¿Qué es lo que estás buscando?

Antes de publicar la oferta de trabajo es importante que definas las cualidades que debe tener el nuevo empleado, lo cual dependerá en gran medida del rol que vaya a desempeñar dentro de la empresa. Y es que la formación y la experiencia son importantes, pero debes tener en cuenta que no estás cubriendo solamente un puesto de trabajo, sino incorporando a tu equipo a una persona con sus propia forma de ser y de pensar. Por eso es importante que sepas transmitir en la oferta de trabajo el perfil que necesitas para tu empresa, tanto en las características que tienen que ver con el curriculum como en aquellas que están relacionadas más con lo personal.

3. ¿Cómo realizar el proceso de selección?

Una vez que hayas definido cuáles son las cualidades del empleado que necesitas, es el momento de decidir la forma en que vas a realizar el proceso de selección. Por lo general, la mayoría de empresas suelen recurrir a los portales de empleo online y fijar una serie de entrevistas para poder valorar las competencias de los distintos candidatos. No obstante, como ya imaginarás, no es el único método para elegir a un candidato. Algunas empresas realizan por ejemplo teste técnicos y psicotécnicos, otras incluso someten a los candidatos a entrevistas grupales y juegos psicológicos para valorar los aspectos relacionados con su personalidad.

En cualquier caso, lo que necesitas es encontrar el proceso de selección que mejor se ajuste al puesto que quieres cubrir para asegurarte de que estás eligiendo al candidato más adecuado.

4. ¿Vas a implicarte en el proceso de selección?

Aunque la mayoría de las empresas suelen ceñirse a un único canal para la recepción de candidaturas, cada vez son más las que prefieren participar de forma activa en el proceso y explorar otras fuentes donde puedan encontrar a los mejores candidatos. Es el caso de empresas que cuentan con perfil en redes sociales como Linkedin. Un red social que cada día gana mayor protagonismo por ser un punto de encuentro perfecto entre reclutadores y candidatos.

5. ¿Qué criterios debo seguir para descartar a los candidatos?

Debido a la situación que atraviesa actualmente el mercado laboral, lo más frecuente es que una oferta de trabajo con condiciones atractivas reciba cientos e, incluso, miles de curriculums. Aunque no resulta agradable, en estos casos lo mejor es "cortar por lo sano". Es obvio que no podemos pasarnos días enteros repasando montañas de curriculums por lo que  a la hora de publicar nuestra oferta de trabajo debemos incluir criterios que de forma automática reduzcan el número de candidatos que debemos valorar.

6. ¿Cuánto vas a pagar al nuevo empleado?

Aunque la mayoría de las empresas suelen publicar las condiciones económicas en la misma oferta de trabajo, algunas prefieren omitir esta información para poder negociar directamente con el candidato. No obstante, es importante que el candidato conozca bien las condiciones de laborales: el tipo de funciones que va a desempeñar, la duración de la jornada laboral, si disfrutará de otros beneficios además del propio salario, si tendrá incentivos...

7. ¿Cómo recibir al nuevo empleado en la empresa?

Una vez que hemos elegido al candidato que posee todas las cualidades que buscamos para nuestra empresa llega el momento de que éste se incorpore al nuevo entorno laboral. Debemos hacer todo lo posible para que se sienta a gusto durante los primeros días y que el proceso de adaptación sea lo más natural posible. Algunas empresas realizan un plan especial para dar la bienvenida al nuevo empleado y otras dedican estas primeras semanas a formarlo para que sepa cómo debe realizar su trabajo y que vaya conociendo al equipo. En cualquier caso, es importante que al menos durante el primer mes estemos pendiente del trabajador, tanto para valorar su rendimiento laboral como para hacerle sentir cómodo y ayudarle en lo que vaya necesitando.

En conclusión, la elección  del candidato más adecuado dependerá en gran medida del tipo de empresa y de las necesidades de la misma, ya que no solamente deben tenerse en cuenta los criterios relacionados con la formación y experiencia del candidato, sino también otros más vinculados a la forma de ser de la persona, de manera que encaje perfectamente  en el sistema de trabajo de la empresa y que el proceso de adaptación resulte sencillo tanto para el nuevo trabajador como para el resto de miembros del equipo.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín