¿Cómo crear tu marca personal para encontrar trabajo?

Publicado 13 mayo 2015

Como consumidores, es habitual que basemos nuestros gustos y preferencias en experiencias pasadas. De manera que si la experiencia es buena, generaremos un sentimiento positivo y de confianza hacia la marca y es probable que volvamos a comprar, incluso sin darnos cuenta de ello.

¿Por qué contamos esto? Porque a la hora de buscar trabajo, nosotros también nos convertimos en un producto y además de actualizar nuestro curriculum, la gran competencia a la que nos enfrentamos hoy nos obliga también a construir, mejorar y potenciar la marca que proyectamos tanto a nivel personal como profesional.

Cómo crear tu marca personal para encontrar trabajo?

Cuando hablamos de marca personal nos referimos a aquello que percibe el resto de personas de nosotros, ya sea en el mundo online u offline. Es lo que en el mundo anglosajón se conoce como "personal branding" y que no es otra cosa que saber venderse a uno mismo como profesional.

"En un curriculum, los responsables de Recursos Humanos pueden conocer datos sobre la formación y nuestra trayectoria laboral del candidato, pero apenas pueden saber nada sobre la capacidad de creación e innovación de la persona que postula al empleo. Uno de los factores que más se tienen en cuenta en la actualidad."

Sin embargo, no todo el mundo sabe sacarle partido a su marca personal a la hora de buscar trabajo. Esa marca es muy importante, ya que nos define cómo somos o, al menos, cómo nos ven los demás. Se trata de un factor que puede ayudarnos a diferenciarnos del resto de candidatos y a lograr nuestros objetivos.

Pasos para crear tu marca personal

1. Saber qué es lo que nos hace destacar

La marca personal nos permite romper con el paradigma tradicional de que debemos adaptar nuestra candidatura a las distintas oportunidades que van surgiendo y nos da las pautas para saber si esas oportunidades encajan con nuestro perfil.

Por eso, es importante saber identificar y transmitir cuáles son las cualidades que nos hacen destacar, ser relevantes, distintos y visibles en un entorno de profesionales con la misma formación y experiencia, y cada vez más competitivo.

2. Conocer el entorno digital

Antes de que Internet hiciera su aparición en escena, solamente disponíamos de los medios "tradicionales" para encontrar empleo. El mayor inconveniente es que este tipo de medios requerían de demasiado tiempo y esfuerzo y si no se partía con cierta reputación en el sector, el camino podía ser arduo y largo.

Gracias a las herramientas que Internet pone hoy a nuestro alcance, sumado a la revolución social de la que hemos sido testigos en los últimos años, podemos avanzar mucho más rápido en la creación de nuestra marca personal. Además, los beneficios son mayores, ya que la marca personal en el mundo 2.0 actúa como una excelente tarjeta de visita.

3. Conocer nuestras fortalezas y debilidades

No obstante, antes de crear y promocionar tu marca personal es de vital importancia conocernos a nosotros mismos. Y es que si no sabemos cuáles son nuestras fortalezas y debilidades, difícilmente podremos establecer nuestros objetivos y mucho menos planificar nuestra estrategia de "venta".

Piensa en cuáles son tus mejores habilidades, qué es lo que te diferencia del resto de profesionales de tu sector, dónde te sientes más a gusto trabajando, qué cosas te motivan y te hacen disfrutar y cuál sería el trabajo de tus sueños. Una vez que hayas respondido a estas cuestiones, podrás tener una imagen bastante acertada de quién eres como profesional.

4. Saber cuál es tu nicho de mercado principal

Aunque haya distintas cosas que te gusten y que se te den bien, es evidente que vas a tener que decantarte por algo en concreto, pues es en ello en lo que se basará tu estrategia de personal branding.

Puedes ampliar o estrechar tu nicho de mercado cuanto quieras, pero ten en cuenta que cuanto más especializado sea, más fácil te resultará marcar la diferencia con respecto al resto de candidatos a un puesto de trabajo.

5. Saber cómo construir tu marca personal

Antes de construir un producto o diseñar un servicio, es fundamental definir una estrategia. Y es que puedes tener el mejor de los productos o la mejor marca del mundo, pero si no sabes venderla, no te servirá de nada. Sin embargo, tampoco puedes hacer una planificación tan exhaustiva, ya que esto ralentizará el proceso. Para crear tu marca personal las preguntas que deberías hacerte son:

  • ¿Qué puedo ofrecer a los demás?
  • ¿Cuáles son mis valores personales?
  • ¿Quién es mi perfil de cliente/contacto profesional?
  • ¿Cómo lo comunico?

6. Conocer herramientas digitales para crear tu marca personal

Una vez que tengamos claro cuál es el camino que queremos seguir, tenemos que saber qué herramientas tenemos a nuestro alcance para llevar a cabo nuestra estrategia de personal branding. Si hace unos años bastaba con hacerse unas tarjetas de visita e imprimir el curriculum, en un mundo como el actual, además de la red de contactos, nuestra presencia en Internet cobra especial relevancia.

La red nos ofrece una gran variedad de opciones, muchas de ellas gratuitas y con un impresionante poder de viralización para crear nuestra marca personal.

  • Blog personal
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Escaparates digitales

Dentro de cualquier estrategia de marca personal, las herramientas digitales son fundamentales y alrededor de ellas girará todo lo demás, siendo las que mejor se posicionan LinkedIn y Twitter. No obstante, toda estrategia en Internet exige de trabajo diario, de mantenimiento y actualización para que dé resultados. Sin olvidar la importancia de cultivar nuestra red de contactos y de hacernos visibles a los reclutadores que estén buscando un perfil como el nuestro.

De esta forma, a base de trabajar en nuestra marca personal, iremos posicionándonos como expertos en un determinado sector. Y ¿quién sabe? Puede que en lugar de llamar tú a la puerta de las empresas buscando trabajo, sean ellas las que contacten contigo para que formes parte de su equipo. Aunque es evidente que esto no ocurrirá de la noche a la mañana, ya que construir una buena marca personal lleva tiempo y requiere esfuerzo. Por eso, ¿a qué estás esperando para empezar a crear la tuya?

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín