Cómo causar una buena impresión en la entrevista en solo 7 segundos

Publicado 18 enero 2015

¿Cuántas veces has oído la frase "la primera impresión es la que cuenta"? Y aunque en algunos casos nuestro intuición puede jugarnos malas pasadas, esto suele cumplirse casi siempre en la entrevista de trabajo. El seleccionador solamente dispone de unos minutos para valorar las actitudes del candidato y los primeros momentos son los que le predispondrán a llevarse una impresión u otra del mismo.

Buena impresión en la entrevista

"Exactamente 7 segundos son los que tiene el candidato para causar una buena impresión y que a ojos del entrevistador siga teniendo puntos para continuar en el proceso de selección."

Es por ello que las primeras impresiones juegan un papel fundamental en la decisión final. Con lo cual es importante saber actuar con rapidez para transmitir buenas vibraciones a la persona encargada de llevar a cabo el proceso, de manera que te recuerde como una persona deseable para cubrir el puesto vacante. Y para que todo vaya bien y tengas éxito, hoy te traemos algunos consejos para que puedas aprovechar esos 7 segundos y logres ser el candidato elegido.

1. Sonreir

Aunque no seamos conscientes, el lenguaje no verbal dice mucho de nosotros. El primer contacto que tendrá el entrevistador con  nosotros será nuestro rostro, por lo que nuestra expresión facial es clave a la hora de causar una buena impresión. La idea es que tu expresión diga más sobre ti que tus propias palabras. Por eso, es importante que tu sonrisa no resulte falsas. Los responsables de recursos humanos están acostumbrados a recibir a multitud de candidatos cada mes y saben perfectamente que una mueca falsa puede estar enmascarando los nervios, pero también la arrogancia o la indiferencia. Durante esos primeros 7 segundos, el seleccionador debe pensar que eres una persona segura de sí misma y profesional y eso se consigue con una sonrisa sincera.

2. Estrechar la mano del entrevistador

En este tipo de reuniones, lo adecuado es dar un apretón de manos, ya que es la señal universalmente aceptada de la profesionalidad, la amabilidad y la confianza. Aunque pueda parecer algo sencillo, dar un apretón de manos que dé buena impresión es todo un arte, ni demasiado blando ni demasiado apretado. El objetivo es que tu apretón de manos transmita el ser una persona seria y cooperativa, por lo que no está de más practicarlo antes. En el caso de que haya varias personas que vayan a realizar la entrevista, salúdalos a todos por separado.

3. La presentación

Si has sido puntual, lo normal es que tengas que esperar unos minutos hasta que alguien te avise para entrar. Lo más probable es que sepan tu nombre, pero aun así debes presentarte de la manera más amable posible. Esos primeros segundos son cruciales, ya que es cuando debes romper el hielo. Evita hablar de temas banales como el tiempo que hace e intenta aprovechar cada segundo hasta que empiece la entrevista. Piensa que estás ahí para demostrar tu valía y tus actitudes por lo que debes hacerlo bien desde el primer momento.

4. Hablar con claridad

Por muy nervioso que estés, es importante que sepas mantener la calma y que no te tiemble la voz. No tiene sentido que hayas preparado tu presentación al detalle si después el seleccionador no es capaz de entenderte. Tu actitud debe ser segura, ofreciendo tanta información como sea posible siempre que sea relevante y apropiada. Además, según recientes estudios, se ha demostrado que las personas que tienen un tono de voz grave son tomadas más en serio. Esto no quiere decir que tengas que imitar un tono de voz que no sea el tuyo, pero si es importante que pienses en ello, ya que a nadie le gusta una voz demasiado aguda o chillona.

5. Mantener el contacto visual

Si no miras a los ojos a tu entrevistador esto puede transmitir sensación de sospecha, nerviosismo o de ser una persona maleducada. Es por ello que si quieres causar una buena impresión, es importante que  mantengas el contacto visual con la persona que te está atendiendo. Tampoco es necesario que la mires fijamente durante toda la entrevista, pero si que sostengas la mirada al menos durante los primeros segundos y después al menos tres segundos segundos seguidos mientras está teniendo lugar la entrevista.

6. Parecer inteligente

Pero además del propio lenguaje corporal y de tus palabras, es importante causar una buena impresión a través de nuestra apariencia.  Incluso, aunque la empresa permita una vestimenta informal, siempre es mejor acudir elegantemente vestido, ya que es preferible ir demasiado arreglado que parecer desaliñado. Si llevas piercings, quítatelos para la entrevista y si tienes tatuajes visibles, tápatelos con manga larga o una camisa cerrada. Piensa que el seleccionador también te juzgará por tu apariencia durante esos primeros 7 segundos, con lo cual tienes que asegurarte de que nada te impide causar una impresión positiva.

7. Sentarse sólo cuando te inviten a hacerlo

Después de la presentación, lo normal es sentarse. No obstante, lo ideal es esperar hasta que sea el propio entrevistador el que te invite e hacerlo. Si no esperas y te sientas, parecerás grosero y demasiado apresurado. Así pues, la mejor manera de dar buena impresión es presentarse, saludar y sentarse cuando seas invitado a ello.

Esperamos que todos estos consejos te resulten útiles para superar con éxito la entrevista y conseguir el puesto de trabajo.Por eso, es importante recordar que solamente tienes 7 segundos para transmitir una buena sensación al seleccionador antes de que conforme en su mente la imagen del tipo de persona que eres. Sonríe, estrecha la mano, habla con claridad y adopta una mirada inteligente que te ayude a causar una buena impresión. Esto te ayudará al menos a que los primeros segundos sean positivos pero, evidentemente, el resto de la entrevista dependerá de tus capacidades para responder a las preguntas que te hagan. Confía en tus capacidades y verás como todo sale bien.

 

Escrito por:
Cristina Muriel Garín